Para entender lo que es el feminismo, está bien que empecemos aclarando lo que no es:

No es una secta.

No es una ideología extrema. A los medios les encanta sensacionalizarlo todo y elegir a un puñado de extremistas y locas que luego presentan como a la feminista media. Por no hablar de la gran cantidad de cuentas falsas y trolls que sólo buscan perjudicar el movimiento.

No es odiar a los hombres o demonizarlos.

No es ser una damisela en apuros y ser una víctima.

No se trata de decir no a ser femenina o tener hijos.

Se trata de que la sociedad no nos perciba menos por ser mujeres. Sobre tener control sobre nuestros propios cuerpos y sistema reproductivo. Sobre tener las mismas oportunidades profesionales que los hombres.

¿Estás de acuerdo? ¡Déjamelo en los comentarios!